martes, 27 de agosto de 2013

PRINCIPIO DE DISCRECIONALIDAD

PRINCIPIO DE DISCRECIONALIDAD

Vale la pena señalar también, la forma como los extremistas juegan con la matriz discreta de los factores de orden, en este caso como producto de claras evidencias de alguna patraña extremista o una secuela de estas, lo cual genera la casi necesaria puesta en evidencia por parte de los factores de orden, optando los extremistas por contrarrestarla valiéndose de la discrecionalidad que disponen singularmente los factores de orden, de este modo al ponérseles en evidencia, optan por recusar a los factores de orden, argumentando que estos pretenden satanizarlos a ellos y su causa, y puesto que generalmente la aptitud de los factores de orden no es valerse del descrédito para conseguir o promocionar su propósitos, la mayoría de las veces optan por retractarse de tales recusaciones, consiguiéndose con esto que una circunstancia cierta, como lo es la perversidad de los factores extremistas, permanezca impune por causa de criterios discretos inconvenientes.
En estos casos, lo correcto sería reafirmarles las acusaciones de satánicos y perversos cuantas veces sea necesario, pero sin caer en extremos contraproducentes, de modo que quede claro la condición que les asiste, pues de lo contrario se caería en contextos como los de hay discrecionalidades que matan, lo cual sería algo así como discrecionalidades suicidas. Esta matriz de ratificación de las condiciones de los perversos, aplica para todos los casos donde sea necesario ratificarles cualquier condición y bajo cualquier circunstancia, procurando en todo momento, no caer en parámetros de las  discrecionalidades que matan.

lunes, 16 de mayo de 2011

CENTRO, IZQUIERDA Y DERECHA



CENTRO, IZQUIERDA Y DERECHA


Otro  ejemplo de conflictividad secuencial sectorial sería el ocurrido en el ambiente deportivo y concretamente en la disciplina del boxeo, tal es el caso donde a un practicante de esta  especialidad en la categoría del peso mosca, no le resultaría nada conveniente enfrentar a un practicante de la categoría peso pesado o completo, pues las posibilidades de resultar victorioso no solo son efímeras, sino que hasta podrían ser muy traumáticas, motivado a la contundente diferencia de potencia de pegada y peso entre uno y otro.
   Extensiblemente en el ambiente deportivo: la vigencia del orden categórico permite una mayor participación de todos los que sienten afición hacia este ambiente, que de no ser así: serían muy estrechas las posibilidades de participación mayoritaria y como ejemplo podemos citar que: si no hubiesen categorías en la disciplina del boxeo, la participación estaría relegada solamente a los boxeadores de mayor peso, pues están en capacidad rutinaria de vencer a los de menor peso.
    En caso que los involucrados en las categorías de mayor peso, valiéndose de su avasallante condición, pretendan monopolizar este ambiente alrededor de la figura de ellos, no permitiendo la participación de  los de condición de menor peso o permitiéndoselas con la consiguiente secuela derrotista para estos, representa una manera de observar lo que de alguna u otra forma significa el ideal de derecha, y el caso donde los pertenecientes a la condición de menor peso se valgan de elementos ajenos al boxeo o juego sucio, para procurar sobreponerse a los de condición de mayor peso, representa una manera de observar el ideal de izquierda. El desestimar el uso de categorías representa también un ideal extremista, solo que pudiera ser de izquierda o derecha, o sea: de quien lo promueva a consideración de que podría obtener provecho inescrupuloso de ello. En cambio mantener la mayor vigencia posible del principio de categorización y en ambiente de correlación armónica y juego limpio representa una manera de observar el ideal de centro.
En los casos de contexto geopolítico a todos los niveles, bien sea global, regional o sectorial, la mejores y mayores logros se obtienen cuando efectivamente son los factores fuertes de mejor escrutinio quienes deciden y administran la solvencia operativa, este criterio representa el ideal de centro, pero la solvencia comienza a tornarse degenerativo cuando algunos factores fuertes reales o relativos, incurren en vicios de solvencia, como el monopolio y la explotación opresiva, lo que automáticamente les desacredita como factores fuertes de solvencia operativa según el principio de escrutinio, este criterio representa el ideal de derecha, y de igual modo, se torna degenerativa la solvencia cuando son los factores de menor solvencia quienes deciden y administran o coadministran la solvencia, este criterio representa el ideal de izquierda, y posee la particularidad de convertir en relativos a muchos contextos del factor fuerte y factor débil, pues generalmente lo que aplica para contexto de factores fuertes o de supremacía, adquieren criterio de factores débiles, burlados y oprimidos, y lo que aplica para  contextos de factores débiles y oprimidos, adquieren contexto de factores fuertes y opresores. Aún así, mediante el principio de orden absoluto, tanto el ideal de izquierda como el de derecha, resultan al menos técnicamente erradicados, lo cual establece la supremacía absoluta del ideal de centro.

martes, 10 de mayo de 2011

Las 8 Necesidades Básicas

Dentro de los mecanismos de enfoque más expandidos en el ambiente de las rutinas vitales, se encuentran las llamadas necesidades básicas, y del mismo modo representan uno de los parámetros más emblemáticos del desenvolvimiento económico y geopolítico en general.
A tal efecto recurriremos al principio de las  rutinas vitales para el establecimiento de los parámetros que definen el principio de necesidades básicas del individuo en función del factor vital. De esta manera diremos que existe un orden convenido que generalmente agrupa a cuatro necesidades vitales como básicas, elementales o fundamentales: estas son: alimentación, salud, educación, y vivienda, pero simultáneamente a estas cuatro necesidades, también resultan muy apremiantes otras necesidades que por su gran importancia, igual deben formar parte del orden convenido, en los casos donde no se encuentren incluidas, dentro de todas estas: se recomienda la incorporación de las necesidades de trabajo, comunicación, seguridad, y descanso y recreación, con lo cual se elevarían a ocho el orden convenido que agrupa  las necesidades básicas y que permitirá una mayor enfoque y manejo de la existencialidad del ser humano.
A estas necesidades se le agregaría relativamente una novena necesidad: la cual sería la necesidad espiritual o de culto, y se dice relativamente: porque motivado a su propio contexto: no es obligatorio que algunos individuos profesen algún culto o creencia, pero en los casos donde si exista creencia religiosa, serían nueve las necesidades básicas en forma absoluta, e incluso en algunos casos: la necesidad espiritual sería la primera necesidad del individuo.

domingo, 7 de marzo de 2010

VIGENCIA DE LA PENA CAPITAL

VIGENCIA DE LA PENA CAPITAL
Existe una marcada tendencia entre los ciudadanos con menor desempeño intelectual, a tomar por válidos muchos criterios que simplemente se parezcan a los de mayor estatus, siendo que en realidad, en ocasiones no es así, y creyendo estar actuando correctamente, no llegan a estar al tanto que en realidad, se encuentran contraviniendo rígidas normas establecidas, entre ellas el principio de rigurosidad legal del sistema, y del mismo modo: motivado a que el desconocimiento de una ley no ampara las sanciones que ella tiene implícitas, les permitiría tener el mayor dominio posible acerca de los criterios de mayor rigor que podrían afectarle si no se posee un dominio adecuado.
A manera de ejemplo: digamos que si algún individuo tiene que interactuar con algunos parámetros del ambiente de la electricidad, y no toma en cuenta los rigores de las leyes que aplican en ella: puede sufrir algún trauma en caso de un manejo que no este ajustado a sus principios de funcionamiento y seguridad, y esta falta de medida de lo que sería lo justo o injusto que aplique en algunas circunstancias, aplican para el contexto con criterio particular de justicia o injusticia según sea el caso, esto hace que si no se tiene mayor dominio de las leyes de la electricidad, lo más lógico sería adquirir tal dominio, en caso de una gran necesidad de interacción con esta, o en caso contrario o alguna dificultad, procurar la asistencia de alguien que si la tenga, pues si alguien no tiene dominio o conocimiento de ellas, no por eso dejara de sufrir los traumas que se generan en caso de una manejo inadecuado.

domingo, 3 de enero de 2010

OTROS MEDIOS DE DESTRUCCIÓN MASIVA: MASAS HUMANAS Y CORTE DE SUMINISTRO

Cuando se habla de armas de destrucción masiva, es común hacer referencia solo a los ingenios tecnológicos antes mencionados, pero si hacemos extensible este concepto a cualquier factor que no necesariamente sea un ingenio tecnológico o el producto de este factor, nos encontramos con que las masas humanas utilizadas para la destrucción o aniquilamiento de otras masas o el patrimonio de estas, representa también un factor o medio de destrucción masiva, y que no tendrían mayores diferencias con los factores de ingenio tecnológico, puesto que el objetivo o las consecuencias son casi las mismas, la situación se complica: pues mediante el principio de proporcionalidad de la fuerza: se establece que: el uso de determinada fuerza o calibre, obliga la legítima utilización de una fuerza o calibre de igual o mayor proporción por una contraparte, que no necesariamente serían del mismo tipo, pero si de la misma contundencia, o sea: que la utilización hostil de masas humanas con la intención de lograr un objetivo como factor de fuerza, otorga a una contraparte en un ambiente de legitima defensa mediante la opción cero, la potestad de desplegar o utilizar factores de destrucción masiva de casi cualquier tipo, o al menos de un calibre proporcionalmente superior, contra esas masas convertidas en factor de destrucción, e igualmente en contra de los intereses de estas y sus factores colaterales.